Libro Bitácora

Si has decidido pasar tus vacaciones en un velero (y con Rumbo Libre),es una buena decisión, una decisión importante !!!. Yo ya he tomado esa misma decisión varias veces y no será la última, ahora recién vuelta de mi última vueltecita por tierras Griegas… Y cuando lo hagas esa 1ª vez , entonces pasará a ser como algo imprescindible en tu vida, al menos cada cierto tiempo, pero hasta que no lo hagas, no lo entenderás por más que te diga.

Viajar en velero es siempre un aprendizaje, para mi una cura!, una cura del alma, de humildad, de tolerancia…

Pasarás 24 horas al día rodeada de agua, olas, cielo, sol, viento, luna, estrellas, peces, delfines, el sonido incesante del mar!…desconexión con el mundo, conexión con el mar y la naturaleza.
Tendrás 24 horas al día para dormir, despertar, bañarse, tomar el sol, relajarse, cocinar, comer, beber, reir, charlar, conversar, escuchar música, bailar,compartir,… reir, reir, dormir.. 24 horas al día para compartir con tus compañeros conversaciones y experiencias, para reflexionar, observar y aprender, también para conocer nuevos lugares , con nuevas costumbres y con nuevas personas. Todo ello bajo la mano de nuestro tour-leader particular, nuestro “capi”, que nos aporta la seguridad y el conocimiento sin los cuales no sería posible tal aventura sobre el mar, además de escucharnos, soportarnos, respetarnos, a cada uno con sus diferencias , animarnos con sus bromas y cuidarnos como una mami a sus polluelos.

Todo el tiempo del mundo para vivir y sentir el presente, no hay espacio físico ni mental para nada más, cualquier conflicto interno o externo, se resolverá, así que “estás ahí para SER FELIZ”-

ISA.
Travesía a Grecia 2015-:

Con los conocimientos básicos que me dio un PER, no sabia por donde empezar a navegar… Cuatro dias intensos de CAP con Rumbo Libre aportan la confianza necesaria para hacerse a la mar.

Gracias a la disciplina, humor y bendita paciencia de Sergi, en el reconfortable Gota del Rocio, he pasado unos bonitos momentos en este puente de Diciembre.

Aprendiendo a conocer y preparar el barco antes de zarpar. Amanecía conociendo la influencia del viento en las velas. Transcurría el día virando, trasluchando, practicando rizos, nudos. Fondeando al atardecer en la Badia de Pollença. Coordinación de tripulantes en una maniobra del hombre al agua. Conocimientos de mecánica y electricidad. Jugar con la radio. Reparaciones. Coser cabos. Trastear con el botiquín, cohetes, radiobalizas. Procedimientos de emergencia, precauciones contra incendios, y mucho más.

Todo este hacer con la gratisisima compañía de una tripulación estupenda con la que es fácil compartir momentazos de risas, buenos manjares y guardias bajo las constelaciones.

Capí, Fernando, Sara, tripu, mil gracias a todos por todo!!!

Montse , CAP

Una vivencia única e ineludible para todos los amantes de la vida en estado puro, llena de sensaciones y emociones gratamente inolvidables, descubriendo rincones del Mediterráneo de belleza y magia sobrecogedoras. Gracias Fernando por guiarnos en este viaje alucinante a través del mar, el cielo y uno mismo. Tu experiencia navegando y viajando arropa esta magnifica aventura. Força Rumbo libre!! Hasta pronto. Un abrazo

Jesús "el teleco", Travesía Mediterráneo

Un mañoso lobo de mar con su propio contramaestre, un gentleman francés docto en idiomas,una docta mocita, un reporter argentino con aires de cesar romano, un robusto jijonenco, un pacífco gitano catalán, un gourmet contramaestre y una reina muy rebelde, se embarcaro en Trápani rumbo al canto de las sirenas y el rugido de la tierra bajo los volvanes sicilianos. Tras unos baños de sol, tormentas y gintonics, el regreso a Trápani dejó a la expedición sedientos de un futuro reencuentro en algún otro mar. Grazzie mille ….

María Josep, Sicilia